La naranja mecánica by Anthony Burgess

By Anthony Burgess

Los angeles historia del nadsat-adolescente Alex y sus tres drugos-amigos en un mundo de crueldad y destruccion. Alex tiene, segun Burgess, los principales atributos humanos; amor a l. a. agresion, amor al lenguaje, amor a l. a. belleza. Pero es joven y no ha entendido aun los angeles verdadera importancia de l. a. libertad, l. a. que disfruta de un modo tan violento. En cierto sentido vive en el Eden, y solo cuando cae (como en verdad le ocurre, desde una ventana) parece capaz de llegar a transformase en un verdadero ser humano.

Show description

Read Online or Download La naranja mecánica PDF

Similar literatura y ficcion books

El Paraiso En La Otra Esquina

A century handed among the delivery of plant life Trist? n and the dying of her grandson, the good painter Paul Gauguin. They by no means met, yet either dreamed, every one of their personal method, with a greater international. With this novel we get to grasp those nice personalities that had comparable features: a powerful stubbornness and a bulletproof choice and motivation.

Obras completas 1975-1985 (Spanish Edition)

Obras completas Vol III: 1975-1985

Luna Nueva (New Moon) (Twilight Saga, Book 2)

Legions of readers entranced by means of the hot York occasions bestseller Twilight will not be dissatisfied through this gripping sequel. In New Moon, Stephenie Meyer gives you one other impossible to resist mixture of romance and suspense with a supernatural twist. Passionate, riveting, and deeply relocating, this vampire love saga is easily on its option to literary immortality.

El fraude de la Sábana Santa

Un artista anonimo del siglo XIV descubrio los principios de los angeles fotografia y falsifico el sudario de Cristo. Hoy, aquella reliquia ha dado origen a una seudociencia, sustentada por poderosas asociaciones y sectas de todo el mundo. El objeto de sindonologia es probar con argumentos cientificos que Cristo fue Dios.

Additional info for La naranja mecánica

Sample text

Se oyó pum y plop y jush juish jush mientras los plenios recogían, soltaban y lamivolvían las páginas de los roñosos y malencos himnarios, y los guardias prepotentes crichaban: -Dejen de hablar, bastardos. Te estoy mirando, 920537. -Por supuesto, yo ya tenía preparado el disco en el estéreo, y la sencilla música de órgano se inició con un grouuuouuuouuu. Y los plenios empezaron a cantar y las voces eran de veras horribles: Somos un té flojo, recién hervido, si nos revuelven nos coloreamos. No conocemos el alimento de los ángeles y largo es este momento de prueba.

Váyanse -repitió-. Conozco esas sucias trampas, me hacen abrir la puerta y después me obligan a comprar cosas que no necesito. Les digo que se vayan. - Váyanse -repitió- o les echo los gatos encima. -Estaba un malenquito besuña, era evidente, de pasarse toda la chisna odinoca. Entonces levanté los ojos y pude videar que encima de la puerta había una ventana de guillotina, y que sería mucho más scorro trepar a fuerza de plechos y entrar de ese modo. De lo contrario, esa discusión podía durar toda la larga naito.

No prefieres volverte a la cama? -y todos me ofrecieron una especie de malenca sonrisita. -Un momento -dije-. Pongamos clarito todo. Este sarcasmo, si así puedo llamarlo, no les sienta bien, amiguitos míos. Quizás estuvieron goborando tranquilamente a mis espaldas, haciendo algunos chistecitos y cosas por el estilo. Como para ustedes soy drugo y líder, tengo derecho a saber lo que pasa, ¿eh? Ahora dime, Lerdo, ¿qué anuncia esa sonrisota de caballo? -Pues el Lerdo tenía la rota abierta en una especie de smecada besuña y silenciosa.

Download PDF sample

Rated 4.64 of 5 – based on 5 votes