Del asesinato considerado como una de las bellas artes by Thomas De Quincey, Luis Loayza y Elías

By Thomas De Quincey, Luis Loayza y Elías

Este libro histórico puede tener errores numerosos, falta texto, imágenes, o un índice. Los compradores pueden descargar una copia gratuita escaneadas del libro unique (sin errores) de l. a. editorial. 1907. No se muestra. Extracto: ... No puede pensarse que haya lectores de un humor tan saturniano y sombrío que no puedan sentir ningún género de alegría, sobre todo de esa alegría producida por el espectáculo de lo extravagante. En semejante caso, no simpatizar es no comprender. Por fortuna, después que esos ogros se hayan retirado de mi auditorio, me quedará una gran mayoría de personas que proclaman muy alto los angeles diversión que les ha producido mi breve Memoria; y, al mismo tiempo, que habían probado los angeles sinceridad de sus elogios, expresándome algunas censuras. Varios me han dicho que acaso l. a. extravagancia, aunque claramente intencional por constituir un elemento de los angeles alegría basic de los angeles concepción, fué demasiado lejos. Pero yo no soy de esa opinión, y ruego á mis amistosos censores tengan en cuenta que uno de los objetos directos, una de las tentativas de esta bagatela, consiste en mirar con.fijeza los angeles parte de horror y de todo lo que, por una realización más efectiva, se hiciese repugnante. El exceso mismo de l. a. extravagancia insinúa en el lector poco á poco el basic vapor de lo que sería los angeles especulación indispensable, y al mismo tiempo, ofrece el medio más seguro de resistir al horror, que, de otro modo, vencería á l. a. sensibilidad. Permítaseme, una vez por todas, á los que me dirigen stories objeciones, recordarles una proposición del decano Smift, que se hiciese los angeles cuenta de los niños que estaban de más en los tres reinos (y stories niños, tanto en Dublín como en Londres estaban, en esta época, en los hospitales) á fin de engrasarlos y comerlos. Esto period ciertamente una extravagancia más a...

Show description

Read or Download Del asesinato considerado como una de las bellas artes PDF

Best literatura y ficcion books

El Paraiso En La Otra Esquina

A century handed among the beginning of flowers Trist? n and the demise of her grandson, the nice painter Paul Gauguin. They by no means met, yet either dreamed, every one of their personal method, with a greater global. With this novel we get to grasp those nice personalities that had comparable features: a powerful stubbornness and a bulletproof selection and motivation.

Obras completas 1975-1985 (Spanish Edition)

Obras completas Vol III: 1975-1985

Luna Nueva (New Moon) (Twilight Saga, Book 2)

Legions of readers entranced via the hot York instances bestseller Twilight will not be disillusioned by means of this gripping sequel. In New Moon, Stephenie Meyer promises one other impossible to resist blend of romance and suspense with a supernatural twist. Passionate, riveting, and deeply relocating, this vampire love saga is definitely on its strategy to literary immortality.

El fraude de la Sábana Santa

Un artista anonimo del siglo XIV descubrio los principios de l. a. fotografia y falsifico el sudario de Cristo. Hoy, aquella reliquia ha dado origen a una seudociencia, sustentada por poderosas asociaciones y sectas de todo el mundo. El objeto de sindonologia es probar con argumentos cientificos que Cristo fue Dios.

Extra resources for Del asesinato considerado como una de las bellas artes

Sample text

57 En eso, como en otras cosas, el mundo se equivocaba. Sapo–en– el–pozo podía dormir pero no había muerto y pronto lo comprobamos con nuestros propios ojos. Una mañana de 1812 un aficionado nos sorprendió con la noticia de que había visto a Sapo–en–el–pozo caminando a paso ligero en medio del rocío matutino para ir al encuentro del cartero al borde del albañal. Ya esto era una novedad, y todavía mucho más enterarse de que se había afeitado la barba y, abandonando sus ropas de colores tan tristes, se había engalanado como un novio de los viejos tiempos.

Creo que la historia se cuenta en una biografía anónima de este gran hombre. En un tiempo, por razones de salud, Kant andaba unas seis millas diarias en el camino real. Esto llegó a oídos de alguien que tenía sus razones personales para cometer un asesinato y que se sentó en la tercera piedra miliar a partir de Könisberg a esperar a su «pretendido». Kant llegó a la hora exacta, puntual como un coche de correo. De no mediar un accidente era hombre muerto. El accidente estuvo en el carácter escrupuloso y, como diría la señora Quickley, quisquilloso de la moralidad del asesino.

En cuanto a las huellas de velas de cera halladas en las ropas del cadáver cuando se le encontró en una zanja, y de las que entonces se dedujo que los sacerdotes asignados a la capilla de la reina papista habían participado en el crimen, se trata de simples artificios fraudulentos de aquellos que querían fijar las sospechas en los papistas, o bien toda la prueba —las manchas de cera y las causas de las manchas— fue una exageración o un invento del Obispo Burnet quien, como solía decir la duquesa de Portsmouth, era el gran maestro de cuentos y novelas del siglo diecisiete.

Download PDF sample

Rated 4.17 of 5 – based on 48 votes