Antologia de la literatura fantastica by Jorge Luis Borges

By Jorge Luis Borges

De Oriente a Occidente, de l. a. antig??edad a nuestro siglo, he aqui algunas de las piezas fantasticas mas significativas y logradas de los angeles historia literaria. ?«El fruto de oro de l. a. imaginacion?», el cuento fantastico, muestra aqui su vertiginosa fascinacion.

Show description

Read Online or Download Antologia de la literatura fantastica PDF

Similar literatura y ficcion books

El Paraiso En La Otra Esquina

A century handed among the start of vegetation Trist? n and the demise of her grandson, the nice painter Paul Gauguin. They by no means met, yet either dreamed, each one of their personal method, with a greater global. With this novel we get to grasp those nice personalities that had comparable features: a magnificent stubbornness and a bulletproof choice and motivation.

Obras completas 1975-1985 (Spanish Edition)

Obras completas Vol III: 1975-1985

Luna Nueva (New Moon) (Twilight Saga, Book 2)

Legions of readers entranced through the hot York occasions bestseller Twilight will not be upset by means of this gripping sequel. In New Moon, Stephenie Meyer provides one other impossible to resist blend of romance and suspense with a supernatural twist. Passionate, riveting, and deeply relocating, this vampire love saga is easily on its strategy to literary immortality.

El fraude de la Sábana Santa

Un artista anonimo del siglo XIV descubrio los principios de los angeles fotografia y falsifico el sudario de Cristo. Hoy, aquella reliquia ha dado origen a una seudociencia, sustentada por poderosas asociaciones y sectas de todo el mundo. El objeto de sindonologia es probar con argumentos cientificos que Cristo fue Dios.

Additional resources for Antologia de la literatura fantastica

Example text

Caminó, miró una casa pintada de verde, miró los árboles, estuvo con Raúl. Él le pedía noticias de Raúl. Otras veces, intentando reconstruir la vida anterior de Jacinta, conseguía arrancarle algunos detalles materiales que hacían destacar los grandes espacios desérticos donde ambos se perdían. Porque tenía la sensación de que Jacinta había perdido su pasado, o estaba en vías de perderlo. Le preguntaba: —¿Qué tipo de hombre era tu padre? —Un hombre de barba. —Como el mío. —Mi padre se dejó crecer la barba porque ya no se tomaba el trabajo de afeitarse.

Al observar a las personas, éstas se advertían escudriñadas sin que pudieran defenderse, observando a su vez, porque esos ojos opacos interceptaban el tácito canje de impresiones que es una mirada recíproca. La tarde que las sorprendió, los ojos de doña Carmen se habían concedido un descanso: brillaban, muy abiertos, y a esas dos rejillas complacientes iban a parar los comentarios de María Reinoso, que alargaba hasta la encargada del inquilinato su rostro anémico, con la boca aún torcida por las palabras obscenas que acababa de pronunciar.

Yo temblaba de rabia. Pero Jacinta se burlaba en lugar de enojarse. Me decía, observando mi temblor: Friolento como todos los hombres. De pronto, empezó a hacerme reproches. En una ocasión yo le atribuí sentimientos que ella reprueba. Afirmé haberla visto llorar. Eso la ha herido. Nosotros no lloramos, me decía, aludiendo a ella y a Raúl. Le hice notar que las lágrimas no correspondían a su verdadero estado de ánimo, que más tarde yo se lo había explicado de una manera verosímil. Mis explicaciones, sobre todo, la pusieron fuera de sí.

Download PDF sample

Rated 4.99 of 5 – based on 21 votes